La convivencia entre vecinos no siempre es todo lo fácil y cordial que debería. Por eso ser presidente o secretario de la comunidad de vecinos suele suponer un quebradero de cabeza. Sólo hay una forma de lograr hacer la gestión de la comunidad más llevadera, y es contar con un profesional que se encargue de ello.